Inicio
Inicio
Atrás
Siguiente

Desde ahora te acompañaré a casa

KJELL ASKILDSEN
Traducción: Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo

160 págs.

ISBN 978-84-8381-036-1

16.90 €.

44

Un recorrido por los orígenes de un maestro del relato breve

Desde ahora te acompañaré a casa es el título de la cuarta entrega de relatos de Kjell Askildsen que publica Lengua de Trapo. Esta selección, que abarca varias épocas de la escritura de Askildsen, nos permite observar la evolución de sus personajes: desde su iniciación al sexo o su descubrimiento de la traición y el engaño hasta la lenta agonía por la rutina del matrimonio. Como en las anteriores ocasiones, este maestro del relato corto selecciona con precisión pequeños acontecimientos solo aparentemente insignificantes para desvelar los profundos seísmos del alma.

 

La Critica

De Desde ahora te acompañaré a casa (Otras Lenguas 42):

«Desde ahora te acompañaré a casa (Lengua de Trapo) es el tercer libro de relatos que se traduce del noruego Kjell Asldldsen, todos ellos fascinantes por su laconismo, su tremenda capacidad de ugerencia, su extraña manera de iluminar los enigmas de los personajes y pulsar sus oscuras intenciones. Quizá, hoy por hoy, el más deslumbrante maestro del cuento europeo». (Robert Saladrigas, La Vanguardia)


«Desde ahora te acompañaré a casa Un regalo para conocer sus orígenes. Fue el primero en 1953. Kjell Askildsen se sabe un hombre de pocas palabras. O mejor: de precisas palabras. Un buscador de sus secretos que ha descubierto que ellas no necesitan adornos para mostrar lo que se quiere expresar. Como sus libros. […] Su mundo ya está creado, y es como adentrarse en los cuadros de Edward Hopper. El lector completa la historia de silencios, soledades, esperas, desasosiegos, frustraciones, dudas, desencantos y siente el aire de la desgracia recién huida o a punto de abatirse como una tormenta que adelanta vientos olorosos a barro. Y bajo esos cielos, seres incapaces de expresar lo que sienten, ansiosos por buscar la felicidad y que sobreviven con sentimientos naufragados. Y en mitad de ese descampado, las relaciones familiares, las parejas acechadas por la rutina, el tedio».
(Winston Manrique, El País, Babelia)

«Askildsen cuenta pequeñas historias cotidianas, casi todas de relaciones personales que acaban en fracaso. Son historias nunca del todo transparentes. Sugieren más cosas que las que explicitan. Al lector le corresponde atisbar el secreto oculto que hay detrás, completarlo, cada uno a su manera».
(Arsenio Escolar)

«Desde ahora seré yo quien te acompañe a casa» es una recopilación de algunos de esos relatos en los que, tan escueta como profundamente, se adentra en el alma humana, en el amor y en la vida. Yo no escribo historias, sino que hago ficción -apunta- .Veo el relato como una unidad, como un cuadro. Por eso prefiere deshacerse de la idea de hay algo entre líneas y, para ello, cita una de sus obras: El que cuenta la verdad miente, y el que cuenta la ficción, cuenta la verdad».(S. Gerszenzon,, La Razón)


«Askildsen no es un ser social, está claro, no está para regalarnos humoradas —y quizá sí para cortarnos el hipo—, pero nada de lo que expone con su concisa brevedad nos es totalmente ajeno. El temblor sísmico, hasta el horror, que acecha bajo la aparente intrascendencia de los hechos pequeños así nos lo hace saber con feroz insistencia».(Héctor J. Porto, La Voz de Galicia)


«Askildsen sorprende a sus personajes en un momento cualquiera de sus vidas, como si les fotografiase un momento de su crisis permanente».(Nuño Vallés, El confidencial)


«No concibo que la narrativa del noruego pueda pasar sin pena ni gloria ante la mirada de cualquier buen lector».(Robert Saladrigas, La Vanguardia)


«Askildsen es un maestro de la escena breve, como en el relato que da título al volumen o en los tres ya citados; una velada, un día o una tarde son suficientes para exprimir los conflictos larvados durante años por sus protagonistas».(Pedro Tellería, Gara)



«Kjell Askildsen apenas mira a la cara y corta las preguntas con cuchillo japonés (o noruego). Sus ojos se muestran incisivos. Como bisturíes del interior humano, que rastrean entre las vísceras para ponerlas sobre la mesa. Porque eso es lo que hace con sus relatos. El mejor ejemplo, la selección que ahora publica Lengua de Trapo bajo el título Desde ahora te acompañaré a casa. Pero descuiden, que Askildsen no amarga. Al final, sonrie».
(Paula Corroto, Público)

«Como gran autor de cuentos sabe que debe callarse y dejar hablar a sus personajes, evitando siempre las "grandes palabras" de los "grandes temas" que tanto rechinan en los relatos breves: odio, amor, rencor, hastío, miedo… No se trata de escribir poco, sino de saber controlarlo todo con las palabras precisas. Convertidos en mirones indiscriminados de las relaciones de los demás, según avanza la historia imparable, sentimos algo morboso al ir descubriendo en nosotros aquello que los personajes del cuento no consiguen formular o –sencillamente- no se atreven a decir. La virtud, a mi modo de ver, reside en buscar las maneras posibles de bordear esas palabras hinchadas para hablar de esos mismos temas. Que son los de siempre».
(Alfonso Torresillas, Soitu)

De Los perros de Tesalónica (Otras Lenguas 33):

«La tensión en medio de la que viven las parejas protagonistas de estos relatos se puede cortar con un cuchillo. Son parejas que viven su vida de rutina carcelaria, aislados en bellísimos entornos naturales [...] Askildsen es un maestro consumado e indiscutible en el arte sombrío de reflejar un mundo tan poco razonable como absurdo. Tan inhabitable como dado a la costumbre o, si se prefiere, a ese "instinto de conservación, duro de roer", como él mismo lo definía en Últimas notas de Thomas F. para la humanidad». (Mercedes Monmany, ABCD las artes y las letras)

«Askildsen es intenso en las situaciones que pone en marcha, con recorridos detallados por la asfixia de los gestos, los pensamientos, lo emmudecido y el rencor que se acumula tras tanta familiaridad». (Peio Hernández, revista Calle 20)

«La lucidez y la sabiduría sobre la decepción y el inevitable desconsuelo emocional que desprende cada una de las historias [...] rematan magistralmente las frases cortas y el estilo sencillo del autor. Askildsen describe la tormenta del exterior y maneja a la perfección la que crece acechante en el interior. Y, con ellas, provoca una nueva tormenta, la del lector, agitado por secretos que solo podrá imaginar, pero que sabe que existen, y afligido por las desoladas relaciones de esos personajes, para siempre quietos en su desdicha». (Begoña Piña, Qué leer)

«Es muy interesante cómo Askildsen teje una trama ligera pero repleta de sugerencias muy sutiles que golpean en la conciencia del lector que debe trabajar su imaginación. Como el cinismo de los personajes que guardan en su interior, como sus relaciones escurridizas que no son más que sus propios fantasmas interiores. Hay relatos excelentes: Elisabeth, Los invisibles, Un lugar maravilloso». (Carlos Huerga, revista
deriva.org
)

«Traductor de Beckett al noruego, el autor de estos textos ha asimilado de un modo perfecto las posibilidades del "no decir", del transcurso soterrado de la existencia bajo una capa de silencio que no somos capaces de romper, como si se tratase de la grusa capa de hielo que condena la vida bajo las aguas de un lago en invierno.
Solitarios, incomunicados, la soledad de los personajes de Askildsen los hace ser observadores, voyeurs de su propia vida, que espían con la conciencia de culpabilidad de los que se saben inermes para solucionar su propia existencia. Y, usando un mecanismo prodigioso, logra que el lector se sienta también espía de esas vidas desoladas, y que, del mismo modo que esos personajes se espían entre sí buscando esa vida que la incomunicación les hurta, uno se sorprenda desgranando esos momentos en que se tiene la sensación de que no vivimos los días que nos han tocado». (Antonio Jiménez Morato, blog vivirdelcuento.com).

«La familia y la pareja pueden ser un mundo cerrado y falto de libertad, en que la rutina y la incomunicación llenan unas vidas vacías. ¿Qué nos está pasando?». (Marisa Márquez, Mujer Hoy)

«Askildsen es un autor sobre el que vuelvo con placer por la importancia y calidad de su temática y escritura, que lo ha llevado a ser considerado uno de los grandes maestros del panorama actual de la narrativa breve. Y tal vez el escritor más admirado del mundo literario de la Noruega contemporánea. [...] Todo esto planteado con un lenguaje muy preciso y directo, dolorosamente eficaz con el que atrapar al lector y hacerlo reflexionar, para que sus conclusiones puedan por si solas enjuiciar este triste panorama encubierto en una sociedad que cree poseerlo todo [...] Pero que dentro de su sociedad percibe que falta algo que no es material, la necesidad de comunicación que por imperativos ajenos es prácticamente imposible. Lo que muestra la cobardía de una costumbre adquirida que les convierte en infelices hipócritas encadenados en una rutina exasperante. Siendo esta manera literaria sobre las sociedades de consumo, lo que le hace equipararse a escritores como Hemingway, Carver o Kafka, en sus planteamientos». (Francisco Vélez, Cícero)

«Para aquellos que aún hoy siguen considerando el relato un género menor, y más cuanto más corto es (qué terrible creencia), les pediría que leyeran esta obra de uno de los maestros del género: Kjell Askildsen. Con sus relatos cortos, y aún buscando en ellos ese vericueto donde tal vez se equivocó, es imposible la tacha, es imposible (o quizá mi ingenuidad haga que lo crea así) seguir pensando que el relato corto es un género menos importante y más sencillo. Sin trampas y con una verdadera lección de maestría, los siete relatos que abarcan la obra nos llevan a escenarios cotidianos [...] para hablarnos de la soledad del ser humano». (Paula Arenas, CO3, Revista de Ocio y Cultura)

«Los perros de Tesalónica es una colección de bellísimos relatos en la línea de Kafka o Camus, sobre todo este último, en los que el autor nos introduce en escenas cotidianas narradas con trazo magistral. [...] Digno, maravilloso, un libro memorable». (Sertorio, Revista El mundo de los libros)

«En Los perros de Tesalónica [...] el estilo es inconfundible: despojado de cualquier técnica verbal, el mecanismo que aplica a sus personajes les convierte en seres duros, de piedra picada, aunque se extinguen podridos por dentro. Es difícil la identificación si no es a partir del cinismo. Y, no obstante, no puedo dejar de sentir cierta compasión por aquellas vidas erráticas.
El libro es recomendable, pero de difícil digestión en su totalidad y en su brevedad. La prosa, seca, hace pensar en la ginebra. Pero nada de Beefeaters, Tanquerays o Bombay: una señora Hendrick (escocesa para más señas), y con tonos inconfundibles verdes y rosas. Fuerte como ella sola, difícilmente se pueden tomar demasiados gin-tonics regados con este licor. Un golpe de Kjell Askildsen es igualmente abrasivo, y de efectos también devastadores para las neuronas». (Revista Benzina)

«Él te da información y tú compones. Muy bien. Nos gusta componer. ¿Qué pasa? Tú mismo. Mola. En el relato 'Elisabeth' que hoy les colgamos pueden comprobarlo. Bien escondidos los sentimientos y al final te encuentras con una geometría en la que no sabes si el vértice es la madre, el hermano o la cuñada. Puede que todos. Y ahí tenemos talento». (Alejandro Gándara, Blog El Escorpión, elmundo.es)

«Askildsen necesita muy escasos recursos para ir desvelando, despaciosamente, los peligros inopinados. Es un autor lírico y minimalista, pero no de un minimalismo ‘basto’ como de catálogo de Ikea, sino refinado y sutil. Es en lo exigüo de los elementos donde está el gran valor de su prosa, que se lee dulcemente mientras el lector va cayendo en la cuenta de lo hondo y rico del mensaje [...] Mediante esa prosa espléndidamente eficaz, muy nórdica, Askildsen relata lo nimio y lo exhibe sin aditivos». (Nuño Vallés, El confidencial)

«Uno de los más respetables escritores noruegos vivos que lleva más de medio siglo como aséptico notario de la soledad y del solitario. De aquello que acecha a las personas solas, en pareja o en compañía. Su último libro de relatos editado en España, Los perros de Tesalónica, así lo confirma. Askildsen logra mostrar los miedos agazapados y la hibernación de los rencores, del cinismo de la maldad, de la infelicidad de la rutina y de los sentimientos que el ser humano esconde bajo bellas y formales palabras y gestos. Arrostra con pulso firme y elegante los fantasmas interiores que arrastran las personas en las situaciones normales. Da cuenta del tictac del desaliento emocional hasta convertirse en un gran escritor del relato». (Winston Manrique, Babelia)

«Sobrio, conciso y claro como el hielo, pocos como el noruego Kjell Askildsen consiguen en muy pocas lineas retratar la llamada "sociedad del bienestar" como una aburrida estructura de consumidores que no consigue expresar ni un solo sentimiento.
Kjell Askildsen, autor famoso en su país y que ha suscitado críticas muy favorables con sus tres libros traducidos hasta la fecha [...], representa, a sus 77 años, un hito en la literatura contemporánea escandinava y europea. Sus señas de identidad literaria radican en la contención, la brevedad y la concisión formales y en la irónica, sarcástica y ácida visión de la realidad en lo sustancial». (José Luis Charcán, La Razón)

«Los perros de Tesalónica reúne siete relatos breves relacionados temáticamente por esa convivencia lisa y desgastada, como el dibujo de un neumático, que impone la decepción, los miedos agazapados, la hibernación de los rencores. En el exterior se avecina una tormenta que nunca acaba de estallar en e interior»(Jaime Priede, Quimera).

De Últimas notas de Thomas F. para la humanidad (Otras Lenguas 20):

«Si la traducción de Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo hace justicia a la versión original, este escritor debería ser tenido más en cuenta. Pocos como él son tan demoledores contra la estulticia que nos rodea y que amenaza con destruir nuestras neuronas o dejarlas para el arrastre. […] Los relatos de este noruego implacable, de alguna manera nos recuerdan a los pecios de Ferlosio, pero mucho más legibles. Como si fuesen estirados, convertidos en narraciones que cualquiera absorbe sin apenas darse cuenta. Pero que calan hondo, que conmueven y sacuden el roble para que caigan los frutos». (Leer)

«Su economía estilística no tiene nada que ver con el minimalismo vacío cultivado sobre todo en Norteamérica. […] Askildsen es veterano, maestro en la narrativa breve y su literatura se puede calificar de comprometida. Su compromiso […] es con la libertad de pensamiento y con la conservación de la cordura en un tiempo muy proclive a desdeñar tales conceptos». (José Luis Charcán, La Razón)

«Siempre es de agradecer descubrir a un autor […] que viene a romper la creencia de que el relato corto era predominio de los escritores latinos o como mucho norteamericanos. […] Pero lo más sobresaliente posiblemente sea la estructura de los relatos, piezas cortas, en las que el autor las encoge hasta el límite proporcionándonos auténticos microrrelatos». (Luis García, Literaturas.com)

«Askildsen ha consolidado un proceso narrativo de rotunda y espléndida sencillez, capaz de plasmar la realidad en un estilo minimalista que lo alía con el mejor Carver. Askildsen ha sido señalado como un gran maestro del relato corto y en Últimas notas… lo demuestra de manera soberbia. […] Lo más sorprendente es su capacidad para desvelar con precisión milimétrica la plenitud del vacío. […] Una observación atenta e inteligente ilumina los relatos de Kjell Askildsen, convirtiéndolos en imprescindibles, en extraordinarios, por la propia lucidez de su autor y la exigencia de su enriquecedora sencillez. Compruébenlo». (M.ª José Obiol, Babelia)

De Un vasto y desierto paisaje (Otras Lenguas 11):

«No cabe el adorno, el juego o la apariencia. Sus cuentos son unos documentos confeccionados con imágenes exactas de la soledad de los hombres de su época». (Álvaro de Luna, El Cultural)

«Una indagación realizada con una inexorable y minimalista precisión». (Sabas Martín, Radio 5, Todo Noticias)

«En cualquier piso, en cualquier casa de cualquier ciudad, puede estar pasando lo que Kjell Askildsen cuenta. El horror está aquí». (Teresa Rosenvinge, Blanco y Negro)

«Todo un lirismo de la mejor especie (nada de poeticidades) y con deje sordo de ironía, una especie de forma escandinava del sarcasmo (naturalmente helada) que nos deja, tras leer estos cuentos, destemplados y como un poco al borde del abismo. Un abismo innombrado, silencioso, raro y amenazante». (José F. de la Sota, Pérgola)

«Askildsen está emparentado con los más grandes: con Hemingway y Carver, por el estilo, y con Kafka, Beckett y Camus, por el contenido. Sus densos relatos vibran por su suspense y por su precisión quirúrgica. A partir de situaciones cotidianas, Askildsen confiere a sus personajes destinos más propios de la tragedia griega». (Dagbladet)

«Askildsen adopta una perspectiva propia de un autor minimalista, lo que lo ha convertido en toda una autoridad». (Aftenposten)

«Askildsen aplica una especie de física nuclear literaria, según la cual pequeños detalles interiores desencadenan violentas reacciones en sus apacibles personajes. Este es uno de los pocos libros de la temporada al que no le sobra ni una palabra». (Andresseavisen)

«Lo más impresionante de sus relatos es esa manera tan elegante en la que consigue que el lector vea lo que sus protagonistas no ven». (Svenska Dagbladet)

 

El Autor

KJELL ASKILDSEN


Kjell Askildsen es uno de los grandes maestros actuales del relato corto. Su primer libro (1953) fue aclamado por la crítica, y al tiempo prohibido por «inmoral» en la biblioteca pública de su ciudad natal. Además de Los perros de Tesalónica (LENGUA DE TRAPO 2006), sus libros más conocidos son Un vasto y desierto paisaje (LENGUA DE TRAPO 2002, Premio de la Crítica en Noruega, 1983), Últimas notas de Thomas F. para la humanidad (LENGUA DE TRAPO 2003, de nuevo Premio de la Crítica en Noruega) y Un súbito pensamiento liberador (Premio Riksmål, 1987). Desde ahora te acompañaré a casa es una selección de cuentos que recoge algunos de sus mejores relatos inéditos en castellano. Ha sido traducido, además de al español, a dieciocho lenguas. «El Noruego Kjell Askildsen resulta un referente fundamental dentro de la narrativa breve escandinava y europea en general» (M.ª Victoria Reyzábal, Diario de Málaga).

PrepublicacionesLista de CorreoPremios Búsqueda
NovedadesColección RescatadosColección Nueva BibliotecaColección Otras Lenguas