Inicio
Inicio
Atrás
Siguiente

Sal

MANUEL GARCíA RUBIO

516 págs.

ISBN 978-84-8381-050-7

24.95 €.

153

Cine y literatura se funden en sal, una obra insólita, excesiva y tierna

Serie Business Class

Urbano Expósito, guionista inédito, quisiera estar seguro de querer lo que quiere. Tino, en cambio, tiene claro que quiere lo que quiere. Selmo, en fin, quiere que lo quieran. Vidas diferentes, cada una apunta un recorrido propio, que Urbano, ahora aprendiz de novelista, pretende contar, aunque con un estilo ingenuo y torpe, plagado de recursos cinéfilos. Para entonces, sin embargo, habrá irrumpido en la historia la señora Gladstone, y la narración se encauza, se transforma, se convierte en algo nuevo, inesperado y, a la postre, misterioso; pero también terrible. Sal no deja de sorprender desde la primera línea y hasta el final, donde se encuentra la luz que lo ilumina todo. Bastará leer un par de páginas al azar para advertir una prosa rica y distinta, pero en esta novela hay muchas cosas más: personajes de carne y hueso, historias formidables, reflexión y metaliteratura, y, sobre todo, una mirada tierna y desconsolada sobre el ser humano en estos tiempos que algún filósofo calificó de líquidos

Consulta las apostillas a Sal pinchando en este enlace: http://manuelgarciarubio.blogspot.com/

 

La Critica

De Sal (Nueva Biblioteca 153):

«A Manuel García Rubio (autor de muy buenas novelas como Green y España, España, entre otras) le han cuadrado todos los ingredientes de su nueva novela, Sal. Con una historia que nunca deja de perder interés, Sal se retroalimenta con sus propios argumentos literarios: hacer ficción de la ficción. No se trata de insistir en el ya casi tópico de la novela que se arma con la dicotomía realidad-ficción, sino la que se construye con su propia naturaleza. La realidad es la propia ficción. Si a ello el lector quiere llamarlo experimentación, puede hacerlo. García Rubio, además de contarnos una historia (o varias), nos sugiere todas las rutas posibles, no tanto de la vida de sus personajes, como de la o las estructuras de la novela. […]. Hay una actitud de autocontrol con la fibra sentimental. Y un deslizarse por las vidas de todos los que participan hacia una especie de difuminación por saber lo que se sabe. O lo que no se supo a tiempo, suponiendo que hubiera servido para algo. Ese doloroso fundido que el guionista de nuestra novela conoce en la teoría pero que nunca tuvo que experimentar en carne propia. Ahora sí lo hará y nosotros seremos sus elogiosos testigos». (Ernesto Ayala-Dip, El País, Babelia)

«La historia crece con el interés del buen suspense, al tiempo que la prosa abandona las inseguridades impostadas y cobra entidad, permitiéndonos escuchar la auténtica voz del narrador García Rubio y su rebelión esencial para que la vida del individuo contemporáneo no quede disuelta en un mero "collage de vivencias", para que sea posible al menos interpretar la existencia a la luz de un relato con sentido. Y qué original y poética la coda final, ese capítulo 49 que cierra, diluye, el libro». (Ernesto Calabuig, El Cultural)

«Una de las mejores novelas escritas en castellano en el año 2008. Su crítica social, su trama inteligente, la vocación agitadora que tiene en la forma que está escrita y, sobre todo, lo que la novela provoca en el lector, así lo corrobora». (Jesús Vigorra, Canal Sur, El Público Lee)

«De novela total podemos referirnos al hablar de Sal […] que es a su modo un trozo de la historia de España mas reconocible, cuando nuestra única ambición era ser lo más felices posible. Una España con sus directores de cine, sus tramoyistas y actores de teatro, y por encima de todo con una concepción de la vida altamente reconfortante. Nada sobra y nada falta en Sal, porque como en las matrioskas rusas o en esas viejas cajas chinas, al final de la novela todo cobra sentido, y cada personaje adquiere una nueva dimensión»(Luis García, Diario de Córdoba, Cuadernos del Sur)

«Artefacto sutilmente ideado, nos encontramos ante una novela acaparadora, dotada de un lenguaje fresco a la vez que preciso, juguetón y cercano, una obra que es también un homenaje al oficio de escribir y a su lenguaje narrativo»(Guillermo Aguirre, Ámbito Cultural)

«Una mirada tierna y desconsolada sobre el ser humano que te sorprenderá».(Aurora Gonzalo, Clara)

«Esta novela afronta, en resumidas cuentas, con humor y ternura extremas, algo de lo que hablan los periódicos todos los días, pero algo de lo que sin embargo no habla casi nadie. Porque esta novela habla de los activos tóxicos, sí, pero no de los grandes bancos, sino de los activos tóxicos de la personas, de cada uno de nosotros, Y ese si que es un tema de actualidad que no se arregla inyectando ayudas estatales, pero sí textos como este, nacido para dar cobijo literario […] Una novela, en definitiva, que camina desde el vértigo particular de cada uno de sus personajes hacia el ideal de belleza que cada uno también sostiene en su fuero más íntimo. Seres que buscan y repelen la sal al mismo tiempo, porque están hechos de nieve, esa nieve que siempre fue una de las más perfectas simbiosis creadas por la naturaleza y por el ser humano para aunar en una misma palabra la hermosura y el frío, como ya nos advirtió sin contemplación ni lirismo alguno nuestro hermano mayor Rilke cuando afirmaba que le belleza es tan sólo ese grado de lo terrible que aún somos capaces de soportar...».(Fernando Beltrán)

«Las vidas cruzadas de estos personajes y contradictorios, que intentan ser los dueños de su propia vida, reflejan la propiedad que poseen algunos sólidos, como la sal, que les permite volverse líquidos al absorber la humedad del aire. Este concepto lo aplica Carcía Rubio a la disolución de la identidad, a la obligación de ser alguien diferente y a los interrogantes que plantea la vida entendida como una respuesta inconsciente a preguntas que uno se formula sin saberlo. Pero aunque este argumento parezca un psicoanálisis literario, lo cierto es que García Rubio lo convierte en una interesante y arriesgada novela experimental, impregnada de humor, de críticas a temas actuales, de indagación sobre el proceso creativo y la muerte de la novela, y que el escritor trama con agilidad, con inteligencia y con un estilo que funde la técnica cinematográfica y la novela con claros homenajes al cine de Dreyer, a la Nouvelle Vague, a Niebla de Unamuno y al Ser o no Ser hamletiano, que subyace en esta novela distinta, exigente y melancólica».(Mario Elvira, Mercurio)

«Páginas que giran en torno a la Famosa Noche: Secuencia 1, habitación del hotel Ritz, interior, noche, la señora Gladstone en déshabillé, recostada sobre la cama, la espalda apoyada en el cabecero, fumando serenamente, el vaso de Glenfiddich sobre la mesita, mientras Urbano, o sea, yo, calcula embobado el momento de abrazarla. Hasta llegar a la Noche del Clímax, el narrador necesita ponernos en antecedentes; conoceremos así su vida y la de quienes están cerca, mientras la trama de Sal se desenrolla, gira sobre sí misma y empieza una y otra vez. Novela original, con descanso y títulos de crédito incluidos».(Antonio Fontana, ABCD de las Artes y las Letras)

«Confiar en la sabia utilización de recursos y en la pluma de García Rubio es garantía de buen fin[…] Lo magnético [de la novela] cifra en que la peripecia resulta perfectamente creíble, por la cercanía prestada al discurso, donde no podemos dejar de sentirnos cómplices por la ambición, pequeña y sensata».(Carolina León, Qué Leer)

«Al fondo, la parábola de una España contemporánea atrapada entre la memoria y el olvido, pero también la descripción de unos personajes arrastrados por un destino que, como en el teatro clásico, fue sembrado antes de su nacimiento. La pasión, el equívoco, lo fatal, como piedras angulares de unos seres hechos de sal y agua, que nacerán del error y morirán también en el error, pero en un zoo social donde la vida destruida es el destino natural de quienes parecen fantasmas o imágenes de un boudoir cinematográfico»(Joaquín Arnáiz, La Razón)

«De ser una pésima lectora […] no diría nada, seguro, de la arquitectura del relato, del talento para crear personajes, de la relación entre el cómo se cuenta una historia y el cómo se suceden las historias. No me pararía ni un segundo a buscar la conexión entre el retrato de una generación que superada la transición transitan sin superarse y la crónica de la vida reciente de una región desahuciada como es Asturias. Y ni mú, oiga, sobre el uso magistral de la ironía, que deja una sonrisa permanente en el lector […] La mala lectora andará por ahí muy resentida, y la pobre no habrá disfrutado ni la décima parte que servidora con esta novela. Y, si usted tampoco es malo, entenderá lo que quiero decir» (Sofía Castañón, La Tormenta en un vaso)

«Una de las mejores novelas que me he leído en los últimos años» (José A. Muñoz, El Prat Radio)

«Sal, de Manuel García Rubio (Lengua de Trapo, 2008) es una novela que permanece más allá de su prosa cuidada, su estructura compleja, su incólume esqueleto, su humor hilado. Es un libro que te cobija, te abriga, te recoge. Sal nos descubre a un autor que mira y escucha, que ve y oye, que siente. Sal se queda dentro» (David Barreiro, 360 Grados Press)

«El último eslabón de esa cadena es también el más deslumbrante, y Sal, la novela de título más corto y recorrido más largo de García Rubio, ha de servir, de una vez por todas, para democratizar su voz ante un público mucho más amplio que el que hasta ahora su escritura había merecido […] Sal se dibuja así como una obra contra la anomia y la falta de criterio que guía nuestra conducta actual, y como toda gran novela logra organizarse en torno a una espléndida metáfora, en este caso la del individuo como sujeto delicuescente, que tiene la propiedad de disolverse en el ambiente de su época, como un Zelig cualquiera, perdiendo toda posibilidad de significarse como ente autónomo».(Ricardo Menéndez Salmón, El Comercio)

«A Manuel García Rubio (Montevideo, 1956) su última novela, «Sal», editada por Lengua de Trapo, le está dando bastantes alegrías. Y acaba de iniciar su andadura. Ha sido elegida entre las cinco finalistas del premio «José Manuel Lara» a la mejor novela del año […]. Narrador de tramas que no renuncia jamás al estilo y a las ideas, este uruguayo afincado en Asturias desde los 10 años ha ido construyendo, libro a libro -novelas, relatos y ensayo-, una sólida trayectoria literaria que se apoya, sobre todo, en el trabajo constante. En la actualidad es uno de los escritores asturianos de mayor proyección nacional»(Pilar Rubiera, La Nueva España)

«Tenía que leer Sal (sí, en Lengua de Trapo: la fidelidad de este autor con su editor y viceversa es admirable). Lo hice. Lo bueno de la literatura es que no necesitas arrepentirte de no haber leído algo antes, pues los libros se mantienen disponibles y puedes volver a ellos. […] Sí, claro que me gustó Sal […] tiene algo de comedia urbana, así como de narración costumbrista con unas pinceladas de absurdo. Creo que, a lo Hitchcock, Gª. Rubio juega con una especie de mcguffin que nos despista y nos planta, ya en las páginas finales, ante un giro de verdad interesante. Y no hay que olvidar que el humor es el motor de esta historia».(Evaristo Aguirre, Divertinajes)

«Uno de los títulos más importantes que salieron al mercado en 2008».(Miguel Barrero, Les Noticies)

«Sal se titula la última novela del letrado Manuel García Rubio, mi asesor en letras […] Sal significa donaire en la prosa, y garbo y gentileza en los párrafos. Dicen que la agudeza, como la contradicción, es la sal del pensamiento; sal, que no chanza, porque mi amigo la usa con tiento. La editorial Lengua de Trapo descubrió en este escritor- alquimista una sal universal sólida y compacta, opuesta al alma. Nuestra sangre es salitrosa, las lágrimas también, pero no hay peligro de que la sal de la tierra ni el polvo del mar se vuelvan insípidos: nos quedaría Salpara ponerla en la mollera».(Pepe Monteserín, La Nueva España)

«Todos apuntan ya que Sal, la última novela de Manuel García Rubio va a dulcificar su carrera literaria hasta límites insospechados» (Óscar López, Página 2)

«Todas las referencias cinematográficas y literarias recogidas en este libro conducen a la misma conclusión. Para no perder la cabeza, llegado el caso, hay que cambiar de vida. Los personajes creados por García Rubio lo intentan, cada uno a su manera. Urbano -el protagonista- quiere estar seguro de querer lo que quiere. Su amigo Tino tiene claro que quiere lo que quiere. Su hermano Selmo, en cambio, sólo quiere que lo quieran. Las tres opciones son válidas para el autor de Sal. La cuestión es no acostumbrarse a las apuestas menores, a conformarse con la pedrea, a seguir el paso del último de la fila para no perderse del grupo. Manuel García Rubio predica con el ejemplo; ha apostado a lo grande con este libro».(Magda Bandera, Público)

«La escritura narrativa, original e impecable, con unos toques de metaliteratura, es uno de los atractivos de este libro. Y está la pequeña historia en función de la historia general, de la que no conviene decir mucho, apenas que la Transición, la Guerra Civil y el presente se cruzan mediante las relaciones sentimentales y familiares de todo el elenco de personajes. Sal tiene una carga profunda de humor».(José María Goicoechea TIEMPO)

«García Rubio invita al lector a realizar un ejercicio de reflexión sobre la búsqueda de la felicidad y su propia existencia desde un punto de vista filosófico» (La Voz de Asturias)

De Las fronteras invisibles (Nueva Biblioteca 108):

«El argumento de Las fronteras invisibles nos advierte de que la comunicación con los demás es sólo posible hasta cierto límite, ya que siempre hay un desconocimiento esencial del otro [...] En medio de ese flui de vulgaridad, dos hechos nos alertan: la irrupción de un final de inesperada estridencia, fulminante, que nos revela que éste es un mundo de máscaras; y el vacío en que el autor nos deja a propósito de la explicación que merecen los hechos. U gesto de confianza que el lector agradece porque la novela continúa más allá de su lectura». (Arturo García Ramos, ABCD)

«Nuestro autor, astur-uruguayo, practica aquí una de las técnicas más difíciles: la renuncia, la sobriedad narrativa; escribe y denuncia sin contemplaciones». (Pepe Monteserín, La Nueva España)

De El efecto devastador de la melancolía (Nueva Biblioteca 14):

«Una novela que divierte y sorprende», (Eduardo Sotillos, El Ojo Crítico).

«Novela de una exquisitez formal a punto del academicismo, lo que se agradece de verdad», (Fernando Fonseca, La Nueva España).

«Un escritor que no ha dejado de hilar fino», (Javier Memba, El Mundo).

«Maestría narrativa y creadora en una novela redonda»,(J. Cuartas, Ábaco).

«Siempre rielada por el humor y el desenfado, la narración se desarrolla dentro de los parámetros de cordialidad, dinamismo y ligereza, en un tono de amabilidad que consigue convertir una novela negra en un agradable encuentro yla necesidad del heroísmo en un divertimento plácido». (Ramón González, Lateral).

De La garrapata (Nueva Biblioteca 20):

«Con este relato el autor homenajea el genio de Clarín a través de un cuidado entramado de citas y de un lenguaje preciso, irónico, que recuerda, sin desmerecer, las mejores páginas del escritor ovetense», (M. Costa, Lateral).

«La garrapata es una indagación en los mecanismos perversos de la impostura que muestra el talento de un autor que ya sorprendió con su anterior novela, El efecto devastador de la melancolía», (Marcos Giralt Torrente, El País).

«Un planteamiento original como pocos, que satisface plenamente las expectativas que despierta», (Javier Memba, El Mundo).

«Si admitimos esa división entre escritores de brújula —los que avanzan orientándose sobre la marcha— y de mapa —los que siguen un plan—, García Rubio pertenece decididamente a los segundos», (Ángel Vivas, Época)

«Una historia apasionante entre la burla y la crueldad». (eñe)

«Rotunda en su humor cáustico y en la visión desencantada de nuestro pasado inmediato, ambientada con la fidelidad de un fotógrafo, La garrapata sorprende por la inteligencia y originalidad de su planteamiento, en una indagación acerca de las claves de esta intrahistoria de la transición democrática». (La Rioja)

«El lenguaje es rico y poderoso, y la trama logra mantener el interés y divertir». (Sofía Cubría, El Norte de Castilla)

«Una divertida y brutal impostura de consecuencias desbocadas». (Qué Leer)


De Green (Nueva Biblioteca 46):

«Un libro divertido y apasionante que nos retrotrae a los mejores momentos de la picaresca castellana. Estamos ante un texto trabajado cuidadosamente por un artífice de la palabra que logra integrar trama y lenguaje con pulso magistral y salpica la novela con pinceladas realmente geniales, sin abuso del término», (Justo Vasco, Elfoco.com).

«Green coloca el espejo delante del lector, del primate que somos, y nos da una lección de humanidad. Un admirable apólogo moral muy apropiado para este fin de siglo y de milenio», . (J. F. S., Pérgola).

«Una inteligente y seductora puesta al día del género picaresco», . (Tino Pertierra, La Nueva España).

«Una novela ácida y tierna», (J.M. Goicoechea, Tiempo).

«Un narrador ágil que logra resolver el tour de force argumental», . (Javier Calvo, El País).

«Exquisita ironía textual», . (A. R., Escribir y Publicar).

«La vida según el chimpancé se llama, precisamente, “Green”, y la cuenta el escritor Manuel García Rubio en una divertidísima novela picaresca», . (Diego Gándara, El Día de Buenos Aires).

De España, España (Nueva Biblioteca 80):

«España, España, como todas las buenas novelas de corte social y político lo es también de las relaciones intersubjetivas y sentimentales, y viceversa. Manuel García Rubio acertó plenamente en el tono que va del divertimento de los absurdos más cotidianos al drama, ese drama universal, de las claudicaciones» (J. Ernesto Ayala-Dip, Babelia).

«Con todo, una novela que da continuidad y dignidad al género, refugio actual del viejo realismo» (Juan Ángel Juristo, Abc Blanco y Negro Cultural).

«Mirada de España hacia atrás y adelante, en una visión divertida, conmovedora, pero nada complaciente» (Fernando Pérez Pacho, Última Hora).

De La edad de las bacterias (Nueva Biblioteca 94):

«Amor e intriga criminal, amor e ideología, amor y revolución. Amparado en un innegable dominio del ritmo narrativo y en una acabada intriga, en la que nada se resiste a ser explicado, Manuel García Rubio se propone interpretar críticamente una época de la que nos ha quedado un universal fantástico formado por un amor sin prejuicios y la utopía de que la revolución abocaría a los pueblos a la libertad» (Arturo García Ramos, ABCD Cultural).

«Nos encontramos ante una narración dura, provocadora y llena de acción e intriga, que termina en la desolación de las ideas, la frustración y desencanto político y social. Un denso drama poco común en nuestro panorama literario. Toda una mezcla de El americano impasible y Nuestro hombre en La Habana, del inolvidable Graham Greene, y algo de La condición humana, de Malraux, y El extranjero, de Camus, sin olvidar a Vázquez Montalbán» (F. Vélez Nieto, Casco Antiguo).

«Tenemos fichado a MGR desde El efecto devastador de la melancolía: mucho humor, mucho amor, mucha lucidez, mucha capacidad para convertir la peripecia individual en espejo de toda la humanidad, pero prima, quiéralo o no, una melancolía elocuente y contagiosa que empapa tanto el puzzle de las intimidades expuestas como el gran circo de las políticas impuestas. Gran novela. Tristísima novela que no amarga. Melancólica» (Tino Pertierra, La Nueva España).

 

El Autor

Manuel García Rubio


Manuel García Rubio (Montevideo, 1956) reside en Asturias desde los diez años. Ha practicado con éxito el ensayo, y algunos de sus relatos breves figuran en antologías españolas e Hispanoamericanas. Con todo, es en el campo de la novela en el que, paso a paso, ha ido haciéndose con uno de los huecos más interesantes y originales de la narrativa contemporánea en España. Hasta ahora había publicado siete, de las que seis forman parte de la colección Nueva Biblioteca, de Lengua de Trapo: El efecto devastador de la melancolía, La garrapata, Green, España, España, La edad de las bacterias.
, Las fronteras invisibles, y Sal, su última novela .

PrepublicacionesLista de CorreoPremios Búsqueda
NovedadesColección RescatadosColección Nueva BibliotecaColección Otras Lenguas